MIS MEJORES LECTURAS DE 2017

Junto con los regalos de Reyes, las doce uvas o los propósitos para el año entrante, otra de las tradiciones instauradas en estas fechas es la elaboración de listas. Las palabras con mayor impacto, las canciones que más han sonado, o los libros que más se han leído. Desde un punto de vista sociológico, nuestra conducta durante las Navidades sería digna de un tratamiento más detallado. Refuerzo de los vínculos familiares, aumento del consumismo, ritualidad hedónica en ocasiones.

Quizás las listas no sean más que un álbum de fotos, una manera de mantener fuera del tiempo aquello que queremos salvaguardar. Quizás haya algún tipo de intensificación en la percepción del tiempo y la finitud, más allá (o más acá) de los códigos impuestos por el capitalismo, en las Navidades. No lo sé. En cualquier caso, aquí van las lecturas de este 2017 que, por uno u otro motivo, recuerdo con más cariño, y que me gustaría rescatar:

Angela Davis: mujeres, clase y raza.

Sin duda, Angela Davis es una figura capital para entender lo que hoy llamamos «interseccionalidad», y el desarrollo de los feminismos no hegemónicos. En este ensayo, aborda de manera muy clara la problemática de género, vinculándola con el racismo y los privilegios de clase, y trazando un recorrido histórico que parte de la sociedad esclavista norteamericana y llega hasta los años setenta. Para mí significó un antes y un después en la manera de posicionarme ideológicamente ante el movimiento feminista.

Javier Miró: La armadura de la luz.

Mi primer acercamiento a la literatura de fantasía en años. Se trata de una lectura portada_la-armadura-de-la-luzrealmente entretenida, que consigue sumergir al lector en un universo paralelo muy elaborado, generando interés por el desarrollo dramático y con unos personajes muy bien perfilados. Además, resulta muy saludable –casi terapéutico- poder leer una obra «blanca», en la que refugiarnos de alguna manera frente a la vorágine del día a día, sin que por ello se pierda ni un ápice de calidad literaria.

Varios autores: Bienvenidos al bizarro.

Orciny Press fue sin duda el descubrimiento del año. Por varios motivos. El principal, encontrar una manera de narrar en la que los márgenes de la creatividad son infinitos, y en los que los límites de lo representable se quiebran una y otra vez. Aquello que en mi opinión perseguían Deleuze o Blanchot desde el academicismo, lo logran Mellick, Romero o Johnson desde una literatura undergorund, macarra e irreverente, más cercana figuras como Boris Vian que a la magdalena de Proust. Esta obra (nominada a los Premios Guillermo de Barkerville) es un texto referente del género bizarro en castellano. Y sigo sin saber a quién se la presté.

Carson McCullers: El corazón es un cazador solitario.

El corazón es un cazador solitario se anticipa en más de cincuenta años al debate actual sobre la inclusión de realidades no normativas en literatura, introduciendo de manera natural personajes que transcienden el modelo de hombre blanco heterosexual. La obra entraría en la categoría de novelas en las que aparentemente «no pasa nada», junto a clásicos como Guerra y Paz o La montaña mágica. No hay unael corazon trama definida ni acontecimientos impactantes ni grandes giros argumentales. La vida transcurre tal y como es, en las condiciones en que se presenta. Sin embargo, McCullers tiene una capacidad increíble para dotar de significado a sus personajes, y transferir al lector la relevancia de sus actos, desarrollando así una especie de epopeya de la cotidianidad, que además introduce transversalmente una carga política importante.

Irvine Welsh: Trainspotting.

Por motivos inexplicables, jamás había leído nada de Irvine Welsh. Evidentemente, no lo voy a descubrir ahora. Se trata de uno de esos autores con un nivel tan alto, que te hace plantearte si no deberías dejar de escribir y dedicarte a coleccionar sellos.

Corman McCarthy: No es país para viejos.

Volví a este libro, con el que voy a concluir el 2017, con la idea de reevaluar el uso que hace McCarthy del polisíndeton. Ello obedece a motivaciones psicológicas que no vienen al caso, pero lo cierto es que, atendiendo a esa figura literaria, cada una de sus páginas es una clase magistral. El ritmo interno de la obra está medido por el polisíndeton, lo cual le permite desarrollar toda la trama como una contraposición entre la intensidad de los acontecimientos que se narran y la aptitud renqueante de los personajes. Por lo demás, se trata de una obra excepcional en todos los sentidos.

Como veis, mi listado es heterogéneo, sin orden ni concierto, y mezcla géneros y épocas. Pero sin duda son obras que merece la pena tener en la estantería. Por lo demás, felices fiestas a todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: