TURISMOFOBIA

En mis delirios etílicos por el Algarve, había hecho una reflexión muy intuitiva, preguntándome cómo sería aquella zona antes de que el turismo la bendijera con sus euros. Hablar de turismofobia es tanto como hablar de heterofobia o reivindicar el día del hombre: una absoluta gilipollez.

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑